Ir al contenido principal

DIY: mira todo lo que puedes hacer comprando yogures en cristal

Me encantan los yogures, a muchos niveles. Es un postre rico en calcio, sano y bueno para el organismo.
Mis favoritos, como en tantas otras cosas, son los que van en envase de vidrio. Para mí, es la mejor manera de conservar los alimentos. Inoloro, incoloro, no da sabor, no desprende substancias y, además, utilizándolo contribuimos al mantenimiento del medio ambiente, porque tiene infinidad de vidas, reciclándolo.

Por eso, os animo a que elijáis productos envasados en cristal, no sólo por nuestro planeta, sino por tu propio bienestar. Y si eso no es suficiente para convenceros, además, os doy alguna idea de boniteces con las que podéis reconvertir estos envases.


Son un ideal juego de café. Me recuerdan a los típicos vasitos de café que antes estaban en todas las casas.
Ya se puso de moda hace años utilizar botes de conserva de cristal a modo de vaso para cócteles de lo más cool, pues estos vasitos son su evolución en pequeña escala. Son originales y de lo más económicos.






 




Los visteis anteriormente en mi recibidor, sobre el banco de piedra que podéis hacer con este mini tutorial.. pero seguramente no caísteis en la cuenta.
Pues sí, los vasitos de yogur son ideales como porta velas. Sólo hace falta poner una vela pequeñita dentro y lo tienes. Yo puse un puñado de piedrecitas dentro, para que no se viera la vela tan viuda allí dentro.
Y en verano, son ideales para iluminar balcones y terrazas de la forma más agradable y fácil.







Es a la par entrañable y práctico. 
Nunca sé dónde poner los algodones ni los bastoncillos, estos últimos sobretodo... Y siempre están mal colocados en su caja de origen, que es de plástico y muy fea.
Decidí ponerlo todo un poco más a mano y el cristal me pareció perfecto, porque es totalmente neutro y queda bien con cualquier tipo de baño, sea cual sea el color de sus acabados, queda bien en todos.


Me parecen ideales para presentar aperitivos o postres.
En nuestra fiesta de cumpleaños lo utilizamos para el Cheesecake. Lo que me encanta es, como ya he comentado en más de una ocasión, que permiten un nuevo concepto de "usar y tirar", ya que puedes usarlos-meterlos en el lavaplatos-reutilizarlos-tirarlos al reciclaje si ya no quieres volver a lavarlos. 
En este caso, el día de la fiesta, me pareció un buen día para darles giro postal a una nueva vida, así que fuí práctica y lo "tiré" (al reciclaje, claro), sin tener que limpiarlo y guardarlo.




Espero que os gusten las ideas y que aprovechéis alguna :)




También te puede interesar...




Comentarios