Ir al contenido principal

MATERNIDAD Y TRAYECTORIA PROFESIONAL

Buenos días!!!

Falta muy poquito para mi reincorporación al trabajo y ya hace tiempo que me planteo algo que seguramente nos preocupa a todas: cómo compaginar la maternidad y nuestra trayectoria profesional, cómo disfrutar de esta nueva etapa en la que nos hemos convertido en madres y seguir adelante en nuestra carrera sin tener el llevar encima el peso de esa etiqueta. Es una encrucijada difícil: por un lado, no quieres perderte esa infinidad de primeras veces. Al menos yo, odio que sean terceros quienes las vean y vivan mientras yo estoy en una oficina delante de una pantalla de ordenador. Pero, por otro lado, tienes que comer y una boca más que alimentar y sigues siendo tú misma, aquella persona que un día se formó con unas aspiraciones, que no por ser madre quieres dejar atrás. Además, el mercado laboral es exigente y hoy va todo tan rápido, que tienes que estar ahí; tienes que estar al día.

Madres trabajadoras (o futuras mamás trabajadoras), os recomiendo que leáis el estudio sobre "Maternidad y Trayectoria profesional" realizado por Nuria Chinchilla, Esther JIménez y Marc Grau, por IESE Business Schol y I-WIL (IESE-Women in Leadership).

Realmente, ¡es muy interesante!

No voy a convertir este post en un baile de números, porque ya los podéis ver en el análisis que han realizado, pero sí que me ha llevado a una reflexión y espero que también os lleve a vosotr@s...

En el terreno educativo, se extrae que, de la pareja, suelen ser ellas quienes tienen un mayor nivel de estudios. Sin embargo, son ellos quienes dirigen los equipos de personas más grandes (es decir, quienes ocupan los lugares de responsabilidad) y también hay una diferencia salarial importante, lo cual no creo que sea ninguna novedad para quien me esté leyendo...
Muy relacionado con ésto, a nivel laboral, son en mayor medida las mujeres quienes se acogen a la jornada parcial para hacer compatible el trabajo con el cuidado de los hijos.
En el hogar - y eso a pesar de que considero que hemos avanzado mucho - son las mujeres quienes cargan generalmente con el peso de la casa y llevan a cabo las tareas más rutinarias y físicas con sus hijos, mientras que los hombres suelen llevarse la parte más "divertida", como se dice en el estudio, consistente en contar cuentos, jugar, etc.
Y, por último, atentas al concepto de micro-machismo, que parece que no exista pero está ahí... Sólo un dato de todos los que salen en el estudio: un 70% de las mujeres afirma que en general los hombres tienen a no responsabilizarse de las actividades domésticas.
Y es que hay cuatro muletillas que van muy bien para ésto... es increíble lo que dan de sí, sirven para  absolutamente TODO!! Prueba con ellas y verás:
- Uy, no lo sabía.
- Uf, no lo he visto (si, ésta es muy útil para pasar una y otra y otra y otra vez por el mismo sitio dónde descansa un vistoso objeto en el suelo y no tener que agacharse, que para hacer piernas ya vamos al gimnasio).
- No me he dado cuenta.
- No me has avisado. Al mismo nivel podría poner "no me lo has dicho".
- "Yo no sé hacerlo", "tu lo haces mejor" o "a tí se te dan mejor estas cosas". Aunque aquí ya estaríamos cruzando la línea roja hacia la incandescencia.
Ésto es como los cursos de idiomas maravillosos que te prometen "inglés en una semana con 40 palabras". Pues lo mismo, sólo que muuucho más fácil: con estas 4/5 frases te puedes defender a la perfección :P

Lo siento, tenía que destensar un poco y bajar la guardia con tanto dato serio...
Hombres, no se me vayan a enfadar! es sólo un poco de chispa costumbrista. Sin rencores 😇

Pero volvamos a lo serio, lo que está claro es que hay un desequilibrio entre la vida personal y familiar y el trabajo, tanto si eres hombre como si eres mujer. Los horarios no van de la mano.
Vivimos en un país con una cultura del horario partido muy arraigada y parte del presupuesto social se destina a guarderías públicas con un - irrisorio- horario de  9 a 12 de la mañana y de 3 a 5 de la tarde. ¿A quién le solucionan algo estas horas? ¿A quién?!!!!!! Es imposible sin tirar de canguros, abuelos (que hoy en día, es muy habitual que trabajen los cuatro), amigos o  simplemente optar por una guardería privada, que tiene un horario algo más realista (eso sí, renunciando a uno de los dos preciosos ojitos que tienes en la cara).
En relación a ésto, lo bueno es que el 62% de las mujeres manifiestan que sus empresas tienen políticas de flexibilidad. Lo malo es que el 64% percibe que acceder a ellas conlleva consecuencias negativas en sus carreras...

Me pregunto: - dejo fuera lo del sexo débil porque me parece una sandez, pero - ¿es la mujer el sexo sentimental?
Somos las mujeres las que reclamamos igualdad. Sin embargo, somos nosotras, mayoritariamente, quienes  solemos hacer las renuncias, ya sea a un puesto de trabajo, a un horario completo, etc.
En mi caso, por ejemplo, también opté por ello. Me costó muchísimo tomar la decisión y reconozco que la tomé a regañadientes. Con sus más y sus menos, me gusta lo que hago y no quería que la maternidad afectara a mi trayectoria.
Ahora, viendo todo lo que familiarmente comporta la llegada de un hijo - no sólo a nivel de dedicación sino a nivel emocional - me doy cuenta de que, para bien o para mal, tomé la decisión correcta. Pero, por otro lado, me da rabia pensar que cumplimos bastante con el estereotipo de familia que se refleja en el texto, en cuanto a algunos ámbitos. Sí, porque aquí, si alguno de la pareja ha renunciado a algo, he sido yo. Y lo más fuerte de todo - más viniendo de mí - es que lo he hecho de propia voluntad, porque quiero vivir esta maternidad, quiero sentirme útil para mi familia tanto dentro como fuera de casa, quiero ver las infinitas primeras veces de Clara... Quiero estar allí y la coyuntura general no pone fácil la compatibilidad de nuestras facetas.

¿Ese es el motivo por el que una mujer es menos atractiva para ocupar un puesto de responsabilidad? ¿Es por eso que merecen (merecemos) cobrar menos realizando la misma labor?

Comentarios