Ir al contenido principal

"MÍO Y SÓLO MÍO", la moda de customizar las prendas

Con la producción en cadena y la democratización de la moda, se vió que la gente empezaba a "olvidarse", a conciencia, las etiquetas de la ropa puestas, visibles; principalmente, cuando se trataba de un artículo "más caro" o "de marca". Levi's, Ralph Lauren...
Las marcas vieron el filón y empezaron a sacar sus logos al exterior de la prenda, hasta el punto de que el logo llegaba a tener el máximo protagonismo y a ser el elemento principal de la prenda. Así, la gente sacaba los dientes de su cocodrilo Lacoste a pasear, bien orgullosa.

Hoy en día, much@s pueden comprarse objetos de marca, aunque sea a costa de quitarse de otras cosas. Existen bastantes Carrie Bradshaw de a pie que dejan de comer durante cinco meses para poder comprarse el it Bag del momento, a lo que podemos sumar las copias que circulan por ahí, las "inspiraciones" de firmas low-cost en firmas de lujo, etc... Así que, de nuevo, las marcas de lujo reaccionan para reforzar el sentido de la exclusividad y diferenciación que las abandera y ya hace años añadieron un escalón más en esta dirección: la customización de productos, sólo al alcance de unas pocas, que recibían en sus vestidores determinados productos de moda con sus iniciales. Olivia Parlemo, Victoria Beckam, Chiara Ferragni son ejemplo de ello.


La customización empezó a ser el súmum de lo pijo, de mano de casas como Louis Vuitton, dónde podías grabar las iniciales e incluso elegir líneas de colores para sus bolsos; Burberry, que te bordaba tus siglas en sus bufandas o ponchos; Fendi, que no se quedó atrás; Bottega Veneta, con su servicio "When your own initials are enough"; el bolso Amazona de Loewe... Y así suma y sigue. Incluso Nike tiene un servicio que te permite diseñar tus propias deportivas.

Y, como todo lo que nos distinga de las masas y nos de cierto nivel nos llama... nos llamaaa! Pues no era de extrañar que este abanico se abriera todavía más.  Ahora, Mango te ofrece esta posibilidad en su colección cápsula Commited. Aunque, las posibilidades se reducen a grabar tus iniciales en una de las chaquetas de esta colección (aquí), que, por cierto, no he vuelto a ver la opción para customizarla... ¡Raro!

El que sí que se ha lanzado también con el tema de la personalización es la marca italiana Pinko. A pesar de que no podemos llamarla "low cost", tampoco es una casa de lujo. Puedes personalizar su bolso de piel LOVE BAG, hecho 100% en Italia, poniendo tu nombre (máximo 12 carácteres). Por 485€ es tuyo, lo cual no es una gang precisamente... pero chic@, ser especial tiene su precio.


Y bien, si ahora las marcas "económicas", cuyos precios se basan en la producción masiva y en cadena, en países subdesarrollados, principalmente, empiezan a ofrecer este tipo de servicios, tendremos que ver cuales son las reacciones de la industria del lujo. Gracias a las impresoras 3D, podemos intuir que, igual que pasa con los objetos de plástico, igual algun día podremos descargarnos los patrones de nuestra propia ropa en el PC o dispositivo móvil y decidir cómo queremos acabarla.

Veremos!


Comentarios