Ir al contenido principal

Visitar Atenas con un bebé

Si habéis decidido viajar a Grecia con niños o con bebé, aquí tenéis todo lo que debéis tener en cuenta cuando visitéis Atenas, una ciudad llena de luz, color e historia.



Durada óptima de la estancia: 2-3 días

Cómo llegar y transporte:
Lo más habitual es que Atenas sea la primera parada del viaje.
Se puede llegar en avión (de hecho, creo que es la opción más recomendable), ya que hay vuelos regulares desde las principales capitales y el trayecto desde España es corto (Bcn - Atenas aprox. 2 horas) y hace que sea muy llevadero viajando con pequeños/as.
Viajar en avión con un bebé es más fácil de lo que puede parecer, aquí te dejo toda la información necesaria.

El aeropuerto de Atenas es llamado Aeropuerto Internacional Eleftherios Venizelos y está a unos 20km del centro. Para llegar al mismo, os recomiendo utilizar el metro (línea 3 - azul : Aghia Marina – Douk. Plakentias – Athens International Airport). Es el transporte más rápido, limpio, eficaz (cada 30 minutos hay un tren) y fácil para entrar con un carrito. 
Con él podéis llegar a la plaza Syntagma, en el mismísimo centro de Atenas o Monastiraki en, aproximadamente, tres cuartos de hora y con un coste inferior a los 10€ (los menores de 18 años, estudiantes menores de 26 y personas mayores de 65, pagan la mitad. Los niños menores de 5 años viajan gratuitamente).


La terminal de trenes está justo al lado del aeropuerto, con lo cual también es una buena opción de transporte, según vuestro destino en la ciudad. Muy recomendable si bajáis hacia el puerto de Piraeus.

Podéis estar tranquilos, que todo está muy bien indicado para llegar al transporte deseado sin desorientarse.

A parte, también hay servicio de autobús, taxi e, incluso, limusina, para los más exquisitos ;) Si olvidar, otros servicios privados que podréis encontrar en las taquillas del aeropuerto.

Si vais aquí, encontraréis toda la información de transporte desde el aeropuerto.

Para moverse por la ciudad, nosotros apenas utilizamos el transporte público. Si vuestro alojamiento está más o menos céntrico, podéis llegar a los principales lugares de interés, dando un paseo por las movidas calles de Atenas, al paso que estáis en contacto con esta ciudad tan dinámica.
De todas formas, más arriba tenéis el mapa de metro. La tarifa es de 1,40€ el billete con 90 minutos de validez. También hay la opción de comprar una tarjeta con una validez superior (24 horas - 4,5€ / ticket turista para 3 días - 22€ / ticket 5 días metro - 9€).


Alojamiento:
El alojamiento en Atenas puede ser caro en las zonas más turísticas, pero fácilmente se encuentran opciones más asequibles y muy interesantes.

Nosotros nos alojamos en el hotel Jason Inn.
Estaba muy muy céntrico, aunque había que pasar por un par de calles un tanto descuidadas para llegar a él y el acceso no era muy fácil, debido al tránsito y la total inexistencia de aceras suficientemente anchas como para ir llevando un carrito.
Aún así, una vez dentro, la habitación era muy cómoda, limpia y agradable, con todo lo necesario para pasar un par o tres de días: aire acondicionado, nevera, baño con jaboncitos, secador... etc. y un ambiente muy tranquilo y relajado.
Pero lo que me enamoró de este hotel no fue nada de eso, era un hotel normalito. Pero, cuando subías arriba, a la terraza, todo cambiaba gracias a  unas vistas ¡de escándalo! En aquél momento (yo, que soy una enamorada de la antigua Grecia) me sentí muy afortunada de poder disfrutar de ellas en el desayuno y en la cena, con total facilidad. De verdad, hay quien se mata por reservar en una azotea para cenar o tomar un cóctel con vistas al Partenón y pagando un precio altísimo. En cambio, nosotros podíamos hacerlo con total libertad, porque el hotel estaba tan tranquilo que teníamos prácticamente toda la terraza para nosotros, junto con otro par o tres mesas más, que estaban ocupadas. Sólo por eso, a mí me mereció la pena, fue increíble.




Top visitas con bebé:
1. Acrópolis: Es el principal motivo de visita a Atenas y una forma increíble de tele transportarse al pasado, con una conservación buenísima.
Aconsejo subir temprano, para evitar el calor y las aglomeraciones. Al bajar, se puede tomar el sendero Dionysiou Aeropagitou para un magnífico paseo.
Según la mitología griega, fue en esta roca dónde Atenea ganó a Poseidón el control sobre la ciudad, por lo que estuvo dedicada al culto de esta diosa desde el año 650 a. C.
La entrada del Acrópolis cuesta 20€ (la mitad para estudiantes y jubilados) y también permite visitar el Agora, el Museo Arqueológico de Kerameikos, la librería de Adriano, el Museo del Agora, entre otros.

Pero si vas los días 6 de marzo, 18 de abril, 18 de mayo, 5 de junio, último fin de semana de septiembre, 28 de octubre y cada primer domingo de mes desde el 1 de noviembre hasta el 31 de marzo es ¡GRATUITA!


Puedes consultar más información en la página oficial del Ministerio de Cultura griego.


Creedme, vale la pena pagar para ver estas maravillas de la Antigüedad:





Datos prácticos si viajas con un bebé:
Si vas con un/a pequeño/a, te interesará saber que NO se pueden subir los carritos. Por el contrario, deberéis dejarlos antes de entrar. El terreno es muy empedrado y, no sólo no es recomandable, sino que no te dejan.
Por este motivo, os aconsejo que llevéis preparada una mochilita dónde llevarlo. Si no, sabed que tienen una pequeña taquilla con varias mochilas, para distintos pesos. El préstamo es grautito, pero depende de la disponibilidad de ellas, tampoco es que tengan una gran cantidad.
Nosotros utilizamos una de allí. Tuvimos suerte y pudimos elegir. ¡Mirad qué bien que fue Clara en ella!


Te aconsejo ropa fresquita y, sobretodo, un gorrito o gorra, puesto que el sol es intenso, incluso en septiembre. Por lo tanto, también, sobretodo, crema solar tanto antes de subir, como para ir repitiendo alguna aplicación.



2.  Monastiraki:
Es la plaza más concurrida de Atenas, un lugar muy céntrico y punto de unión tanto de locales como de turistas, por su cercanía a la Acrópolis.
En esta plaza, el movimiento es constante. Ha habido una iglesia y un monasterio, al menos desde el siglo X.


3. Ágora: 
Uno de los yacimientos arqueológicos más interesantes de Grecia, dónde Sócrates difundía sus ideas y dónde san Pablo predicó y convirtió a sus primeros fieles, también dónde se tomaron las primeras decisiones de la democracia.


Viajar con niños
Viajar con niños

En la estoa de Attalos, hoy está el museo del Agora.
viajar


4. Calle Adrianou: 
Ofrece una vista fantástica del Agora y del Acrópolis. Está llena de restaurantes, tiendecitas y puestos. Aunque, sobretodo, mucho ambiente y bullicio.
Lo planeéis o no, vais a pasar por allí sí o sí...


5. Jardines Nacionales:
Nosotros fuimos andando desde el centro y hay que decir que hay un buen paseo de 20', por lo menos, pero puede hacerse con tranquilidad.
Es un parque pequeño, pero muy entrañable. Puedes pasear entre sus árboles y, para los niños, es una delicia. En su interior, hay un estanque con patos y también un parque infantil.
Merece la pena llegar hasta allí para bajar el ritmo de visitas turísticas y dedicar una mañana o una tarde a un plan 100% adaptado a los gustos de los más pequeños.
Viajar con niños Grecia

Viajar con niños Grecia
Viajar con niños Grecia


6. Calle Ermou:
Es, casi diría, la calle más céntrica y conocida de Atenas. Abarrotada, con mucho ambiente. Seguramente, pasarías por allí aunque no quisieras.

Es una calle comercial, totalmente peatonal y algo más ancha que otras. Entre tienda y tienda, podéis parar en innombrables cafés y espacios dónde disfrutar de un buen zumo de fruta fresca.

7. Plaza Syntagma y cambio de guardia: 
Cada domingo a las 11h los soldados hacen la ceremonia del cambio de guarda, delante del Parlamento, en plaza Syntagma.
Syntagma Atenas viajar


Compras de primera necesidad:
Nos sorprendió no encontrar ningún supermercado o tienda grande por el camino.
Suerte que yo desoigo todos aquellos que te aconsejan no llevarte cosas, "porque total, ya lo comprarás allí". Y luego... ¡zasca! Nada, nada... déjate, si puedes llevar para pasar un par de días, todo eso que llevas asegurado. En este post tienes una lista descargable de equipaje para bebé que va a ser muy práctica para todos tus viajes, así no te dejarás nada ni te llevarás nada que no sea necesario.

Nosotros estuvimos en Atenas dos días y medio. Es un tiempo suficiente para ver lo más representativo, aunque justo para no perder mucho el tiempo. En este sentido, nos fue genial haber llevado un paquete entero de pañales, verduras cocidas y algo de comida para los momentos de crisis, que digo yo. Y ¿por qué? Pues, al menos por las zonas cercanas a la Acrópolis y lugares turísticos - que es por dónde nos movimos - no encontramos ningún supermercado o tienda dónde poder comprar esas cosas, en caso de necesitarlas. Gracias a llevar lo necesario no tuvimos que alterar nuestra ruta para buscar uno y perder el tiempo en eso.

Avisad@s estáis: difícil encontrar supermercados, a no ser que os vayáis un poco más alejados de la zona turística ;P

Precios:
Había oído que Atenas era una ciudad muy cara y, posiblemente por eso, me sorprendió que todo era muy asequible e, incluso, la mayor parte de cosas eran más baratas que en España.

a) Restaurantes: 15€-40€
Ir a comer a un restaurante de gama media, podría salir por una media de 15€, eso contando dos platos bien abundantes y pan. El agua, a no ser que pidas específicamente embotellada, te la traen en una jarra y es del grifo. No está mala y es totalmente segura, al menos no nos sentó mal a ninguno de nosotros.


b) Tomar algo:
Tomarse una bebida refrescante, un café o merendar puede salirte más o menos igual que en España.
Una botellita de agua, por ejemplo, en un local puede costar alrededor de 1,20€.

c) Ropa:
Sinceramente, no creo que sea el sitio para ir específicamente a comprar moda. Las tiendas del centro de Atenas están, a mi modo de verlo, algo deslucidas. Y comprar en cadenas internacionales puedes hacerlo en tu país tranquilamente...

d) Lugares turísticos: 12€ - 20€
Las principales atracciones turísticas de la ciudad son de pago y, aquí sí, es cierto que la entrada no es especialmente barata. 
La entrada al Acrópolis cuesta 20€ (10€ la entrada reducida), Agora 8€ (4€ la entrada reducida), con derecho a visitar el museo, Agora Romana son 6€ (3€ la entrada reducida).
Existe la opción de comprar un pack especial de entradas por 30€, que dan derecho a visitar la Acropolis, el Agora y su museo, el Museo de Kerameikos, Lykeion, la librería de Adriano, el Ágora Romana, entre otras atracciones turísticas. Nosotros no lo cogimos, aunque sólo por visitar el Acrópolis y el Agora ya casi sale a cuenta.

e) Transporte:
El precio del transporte público lo tenéis indicado un poco más arriba en este post, siendo 1,4€ el precio de salida del billete de trayecto simple.

Dónde comer:
La comida es uno de los problemas menores en una ciudad dónde la dieta mediterránea es la que reina. En cualquier restaurante encontraréis ensaladas frescas y carne o pescado al grill, que son mis recomendaciones, más allá de las especialidades de cada casa.

En la calle Adrianou hay infinidad de opciones, todas ellas recomendables. Según mi experiencia, suelo desconfiar de los restaurantes en las zonas turísticas, pero en este caso, todos los que probamos en esta calle fueron más que aceptables, habiendo de más y de menos categoría, para todos los tipos de clientes. Después de comer, además, podéis pasar por una de tantas heladerías que hay a lo largo de esta calle con olor dulzón.
A mi me encantó, la de Hansel&Grettel, por su divertida decoración y sus dulces que son un pecado para las arterias, pero un placer para el paladar (estamos de vacaciones, ¿no?)

Hansel & Grettel en calle Adrianou

Por otro lado, bajando de la Acrópolis también encontraréis muchas opciones de restaurantes, siendo una zona mucho más tranquila. Todos ofrecen la opción de comer dentro o bien en su terraza.



Crisis económica:

Como en todos los viajes, no todo es color de rosa. Hay que decir que se palpa en el ambiente el paso por una crisis económica intensa, pues el mantenimiento de calles y edificios dejaba mucho que desear, incluso en las zonas más próximas a la Acrópolis o Monastiraki. Era fácil ver grupos de indigentes y mendigos, aunque he de decir que jamás tuvimos el mínimo problema con nadie, más allá del remordimiento interno de ver personas viviendo en esas condiciones.

Por el resto, a pesar de que estábamos avisados de que se producían muchos robos a turistas, nosotros no tuvimos ningún percance de ese tipo. Todo el mundo nos trató con respeto.

Fechas señaladas:
6 enero: EPIFANÍA. Se celebra la bendición de las aguas (se bendicen puertos, playas y barcos)
58 días antes de Semana Santa: Apokries (carnaval griego) en Plaka, principalmente.
Lunes Limpio: día que da inicio a la Cuaresma Ortodoxa. El cielo se llena de cometas en la colina de Filopapo
25 de marzo: día de la independencia, con desfiles militares que celebran que en 1821 la revolución griega triunfó frente al imperio otomano, tras 400 años de ocupación.
15 de agosto: fiesta de la virgen: día de parón oficial.
28 de octubre: Fiesta del día del Ohi, que conmemora el "no" de Grecia a Mussolini durante la II Guerra Mundial, con un gran desfile militar que culmina en Syntagma.
A principios de Noviembre tiene lugar el Maratón de Atenas.















Comentarios