Ir al contenido principal

DIY: reutilizar botes de leche de fórmula utilizando chalk paint


¡Vuelvo a la carga!

He estado un tiempo con ésto un poco parado. Se me han juntado tantas cosas que lo que más te gusta ha ido quedado siempre para luego... :(

Y mira que hace tiempo que pinté estos bidones con chalk paint o pintura a la tiza y me pareció una buena idea para el blog, ya que este tipo de pintura está en unos tonos tan monos que es aplicable absoultamente ¡a todo!

Cuando Clara decidió por su propia cuenta que lo de la teta ya era demasiado esfuerzo para ella y quería comida en consistencia, empezamos a comprar leche de fórmula.
Eso fue pasados sus 10 meses, aunque no vamos a negar que mi vuelta al trabajo y la adaptación a un nuevo ritmo de vida tuvieron mucho que ver y fueron, de alguna manera, dando pie a esta situación. Los horarios empezaron a no funcionarnos y ella, simplemente, fue perdiendo el interés en pro de otros métodos.

Confieso que a mí me hubiera gustado alargalo un poquiiito más, siempre he creído que es muy beneficioso para ellos, pero ahora que lo veo en la distancia, ha sido tan fácil, tan poco traumático, tan suave... que no puedo pensar en un mejor destete, la verdad.

Ella fue quien decidió que fuera así. Yo insistía un poco al principio pero, visto su poco interés, pues fui dejando cuerda y no tuvimos ningún problema en adaptarnos a la leche de fórmula. Además, como cada vez tomaba más alimento sólido y menos leche, no me sentía tan mal.

Pero bueno.. todo este rollo era para deciros que me sentía mal cada vez que tiraba un bote de leche de fórmula. Así que tenía que pensar en alguna manualidad para poder reutilizar y reciclar alguno y darle otra utilidad.

No me complique mucho. Fácilmente, le dí un poco de color y ahora tengo unos cuantos botes para guardar cosillas: me han servido como pequeño almacenaj para los juguetes pequeños, que siempre rondan desperdigados por ahí y también como mini papelera de escritorio.



¿os animáis a darle otra vida a esos botes de leche?


Sólo necesitáis
1. Un bote de leche de fórmula o cualquier recipiente que pueda pintarse y utilizarse para guardar cosas.
Yo, para este post, he utilizado dos de tamaños distintos: uno de leche y un bidón de Chupa Chups que no sé por qué razón guardaba desde mi infancia...



2. Cinta de pintor

3. Chalk paint en los colores que más os gusten. Yo me fuí al verde mint y al rosa pastel.



4. Pinceles o brochas para pintar la superficie


Luego, pintarlo es muy sencillo. La cinta de pintor nos servirá de guía para pintar en líneas rectas en un mismo color. Si tienes pulso, seguro que pudes sin ellas, pero no es mi caso... :P





El resultado:








Ya sabéis, reciclar y reutilizar es bonito:)



También te puede interesar...

Comentarios